Financial Times

“Como la gran Carmen Amaya, ella ofrece baile concentrado en una prodigiosa esencia. Intoxicante, maravillosa.”